Finanzas

Errores Financieros que los ricos no cometen

Publicado el
Errores Financieros - La principal diferencia entre los ricos y el resto de nosotros es que ellos están en control de sus ingresos y no al revés. No dejan que el dinero los controle

Las metas más comunes son comprar una casa, un auto, viajar, pagar la universidad; todo eso implica desembolsos de dinero importantes en nuestras vidas que tenemos que sustentar pero la mayoria de las veces cometemos varios errores financieros. Por eso, es importante saber cómo utilizar el dinero que ganamos, independientemente de cómo hagamos esto último.

6 errores financieros muy comunes y cómo puedes evitarlos

  1. No tener controlados los gastos

La base para poder manejar tus finanzas, antes que cualquier otra cosa que se te pueda ocurrir, es saber cuánto dinero estás ingresando a tus bolsillos, versus cuánto sale.

De esta sencilla manera, podrás identificar los rubros en los que estás gastando de más y poder hacer una repartición del dinero que sea mucho más benéfica para tus metas personales

Para ello, lo esencial que tienes que hacer es llevar un registro de cuánto gastas y en qué, para que al final del mes, puedas definir lo que harás para el siguiente con ese dinero. 

Errores Financieros, Compras compulsivas

  1. No ahorrar

 

Un sueño deja de ser una utopía cuando le pones una fecha, y para alcanzar la meta en determinado tiempo, hay que desarrollar un plan.

Muchas veces nuestros “sueños” están directamente atados al dinero, ya sea las vacaciones que siempre quisiste, el auto que siempre has querido conducir, la casa en la que añoras vivir, entre otras cosas.

Por eso, una vez que has detectado en qué gastas, también serás capaz de definir cuánto eres capaz de ahorrar cada mes.

De esta manera, controlas tus gastos para mandar la mayor cantidad de dinero posible hacia lo que de verdad te interesa y empiezas a guardar dinero para aquella meta que te fijaste y que pronto quieres cumplir.

El problema con ahorrar bajo el colchón o en una caja es que ese dinero irá perdiendo valor con el tiempo, lo cual puedes mitigar evitando el error financiero del siguiente punto.

  1. No invertir

Todo el dinero que guardas por un largo tiempo, aunque no lo percibas, está perdiendo valor. El valor que pierde está dictaminado por la inflación, que dependiendo del país en donde vivas, variará, al igual que lo hará por la época en la que está siendo calculado.

Por ejemplo, la tasa se estima en 3 por ciento anual, pero varía año con año su valor, Si el día de hoy decides guardar 100 pesos, en un año, con ese mismo billete tendrás el poder adquisitivo de 3 pesos menos que el año anterior.

Esto no quiere decir que tú tengas 97 pesos, quiere decir que tienes 100 pero que hace un año hubieras podido comprar algo más caro que hoy con ese mismo dinero.

Tal vez con 100 pesos el ejemplo no sea muy grande, pero empieza a imaginar cantidades más grandes y dime si no te importaría tener hoy 1 millón de pesos y haber “perdido” 30 mil pesos para el año que vine.

 

Para combatir la inflación, la mejor idea es invertirlo

Por lo tanto esto genera más dinero mientras tú no lo estás cuidando.

Por consiguiente, para los principiantes, existen activos de poco riesgo como pueden ser los fondos que invierten en deuda del gobierno (los cuales, por lo general, van a otorgarte la misma cantidad que la tasa de referencia de un banco o en otras palabras, el equivalente a la inflación).

Si tienes más experiencia, puedes aventurarte en rubros tan distintos como un simple fondo de inversión compuesto, optar por commodities como el oro, plata y petróleo, acciones de la bolsa o incluso criptomonedas.

Los activos y plazos que elijas deben estar alineados con tus metas para que la inversión pueda resultar efectiva y no cometer los típicos errores financieros

  1. Poner todos los huevos en la misma canasta

Una de las reglas básicas en las inversiones es no poner todos los huevos en la misma canasta, lo cual no es más que una manera gráfica de decir que no debes poner todo tu dinero en un solo activo.

Independientemente si hablamos de oro, criptomonedas o acciones, todos estos activos llevan un ciclo en el que, tras subir el precio, éste tiene una “corrección”, lo cual significa que baja su precio, para después subir nuevamente.

Suena sencillo en la teoría, pero en la práctica no se sabe con precisión qué tanto bajará y qué tanto subirá, así que, aunque baje, nunca sabrás si llegará al mismo punto en el cual compraste por primera vez.

 

5 Tener Pasivo

Otro error de lo más común es tener pasivos en lugar de activos.

¿Qué es uno y otro?

Los activos son todo aquello que te genera dinero: es decir, si tu fueras dueño de una franquicia, un negocio local o una tienda de comercio electrónico, todo esto es algo que te genera dinero.

Aunque puedas gastar dinero en publicidad o algunos otros rubros que te requieran su manutención, se tratan de gastos que haces para hacer crecer tu inversión y al final verás un retorno de dicha inversión.

Por otro lado están los pasivos, que son objetos o cosas que compras que no te están generando dinero,por ejmplo un televisor, ropa y otros artículos.

Entre los objetos que es común confundir como activos cuando en realidad son pasivos son las computadoras, los automóviles y las casas, que incluso son sujetos a la devaluación. 

Pongamos un ejemplo: si utilizas tu ordenador para trabajar, se trata de un activo, ya que esta herramienta te ayuda a generar ingresos.

Sin embargo, si te compras un auto y lo usas para ir a trabajar, el bien mismo no te está generando dinero ya que podrías ocupar otro medio de transporte para llegar, y como no dependes del auto para poder generar ingresos, se trata de un pasivo.

Una casa, por otro lado, aunque aumenta de valor con el tiempo, no quiere decir que represente un activo, ya que mientras no la alquiles (o te genere ingresos de otra manera), ésta también es un pasivo.

Lo mejor y más recomendable es deshacerse de todos aquellos pasivos para comenzar a comprar activos, es decir, vender todo aquello que no te genera dinero para poder invertir en algo que sí lo haga.

6. No tener un fondo de emergencia
Como último punto, pero no por eso el menos importante, está el tener un fondo de emergencia.

Puede ser que ya tengas planeada toda tu estructura financiera y tienes controlado cuánto gastas, cuánto ingresas, e incluso tienes tu ahorro, pero si surgiera una emergencia tendrías que recurrir a ese dinero que has ido recolectando para poder salir del imprevisto, y esto afectaría las metas que ya habías establecido.

Hay emergencias graves de las que depende tu vida, como pagar un médico o una operación tras un accidente, que por lo general suelen ser gastos muy costosos y de los que no nos podemos librar. O pueden ser cosas simples, como que se descompuso el frigorífico, y si no compras uno pronto, se echará a perder toda la comida en él.

Si no tuvieras un fondo de emergencia, ese dinero va a salir de tu fondo de ahorro, y como puede ser que sea fácil reponer esa suma el otro mes, puede que te lo acabes por completo o incluso tengas que pedir dinero prestado.

Frecuencia Vibratoria

MentalMente

Crecimiento y Desarrollo Personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *